Como seguidor de la pagina accederás a mucha más información, síguenos aquí o en facebook, o dale al botón +1 de google

Bandas y solistas 80: El Ultimo de la Fila

El Ultimo de la Fila fue una de las formaciones más recordadas en los 80 y también en los 90, dentro del escenario de la música pop rock en español, prácticamente formado como dúo por Manolo García en la voz principal y Quimi Portet como guitarrista, dando sus primeros pasos como grupo en la ciudad de Barcelona. El éxito del dúo no sólo se circunscribe a su país natal, sino a muchos países de habla hispana. La conformación de El Último de la Fila se llega a concretar luego de que ambos integrantes pasaran por distintas bandas con relativo éxito en España, de parte de Manolo García se puede mencionar su trayectoria como baterista de algunos grupos de baile con presentaciones en bares y fiestas de la ciudad, un tiempo después al unirse a músicos como Antonio Fidel y Esteban Martín comenzó a crear sus propias canciones y formaron el grupo Los Rápidos, llegando a editar un solo álbum en el año 1981. Por su parte, Quimi Portet pasó por varias agrupaciones de distintos estilos y tendencias hasta que llegó a tener cierta notoriedad en un grupo llamado Kul de Mandril, con los que grabó sólamente un demo en vivo a inicios de los años 80.
El constante trabajo como músicos hace que Manolo y Quimi se conozcan en el Festival Rock de Lluna en el mes de junio del año 1981, un evento donde se presentaban los grupos en los que ambos tocaban, y ante la necesidad de un guitarrista por parte del grupo de Manolo García, deciden incorporar a Quimi Portet en sus filas, una experiencia que no duraría mucho, pues el grupo llega a disolverse pronto.
Por un tiempo García decide trasladarse a Bilbao, mientras que el resto del grupo continúa y elabora nuevas canciones para lo cual deciden cambiar de nombre y forman Los Burros, este grupo llega a grabar un álbum llamado "Rebuznos de amor" que contiene canciones compuestas en su mayoría por Manolo García y Quimi Portet, el regreso de Manolo se hace inevitable y la formación se dedica a promocionar el álbum que aunque no llegó a tener el éxito esperado se dejaron escuchar dos canciones en las radios, "Huesos" y "Mi novia se llamaba Ramón". La situación empeoró cuando la disquera con la que trabajaban quebró y ante tal problema Manolo García y Quimi Portet deciden continuar e intentar un nuevo proyecto con una disquera pequeña llamada PDI, para lo cual optan por cambiarse de nombre y deciden llamarse El Último de la Fila, nombre que fue tomado de una canción de un grupo de Australia, según cuentan ellos mismos.

La llegada del éxito.
Con el nuevo proyecto a sus espaldas participan en un concurso de maquetas que organizaba la revista Rock Spezial y en el cual se presentan con sólo dos canciones, "Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor salta por la ventana" y "A cualquiera puede sucederle", esta performance les abre las puertas a la posibilidad de un precontrato con la multinacional Virgin que increíblemente tuvieron que rechazar por cumplir sus obligaciones con la disquera nacional PDI.
Sin embargo, en el año 1985 logran sacar su primer longplay llamado "Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor salta por la ventana", éste incluiría las dos canciones que tocaron en el festival donde triunfaron, significando un cambio notable en el concepto musical e incorporando matices musicales de la parte sur de España, así como sonidos árabes y flamencos que quedarían marcados constantemente en el estilo de Manolo García; ellos mismos reconocen la influencia de grupos españoles andaluces como Triana y Medina Azahara. La temética de las letras se vuelve mucho más poética y los aspectos sociales y surrealistas de vuelven imprescindibles en sus canciones. Basta con escuchar Dulces sueños y Querida Milagros para reconocer el gran trabajo que habían logardo hasta entonces, pero esto no quedó allí, la prensa también reconoció su esfuerzo y les otorgaron el premio de "Grupo revelación" en un evento organizado por el programa Diario Pop de Radio 3 de España.
En 1986, El Último de la Fila edita su segundo álbum llamado "Enemigos de lo ajeno", con la fama a sus espaldas y la presión del público, logra obtener el mismo sonido de su anterior producción, y así consigue llegar al mercado con canciones que se convirtieron en clásicos e himnos del rock en español, como Aviones plateados e Insurrección, más aún, ésta última canción fue elegida la mejor del año según la revista musical especializada Rock de Lux de España, y además fueron elegidos como el "Grupo del año en directo". El álbum también recibió el premio a mejor "Disco del año". El éxito había llegado y las giras no se hacían esperar, comenzaron a dar conciertos por toda España y su fama empezó a traspasar fronteras, se dejaron escuchar por diversos países de Latinoamérica donde sus seguidores ya se identificaban con sus letras y su gran trabajo musical.
Al año siguiente, deciden irse a Londres a re-mezclar algunos trabajos ya hechos, y llegan a sacar un nuevo longplay llamado "Nuevas mezclas" o también "El Último de la Fila", donde regrabaron algunas canciones, cambiando incluso algunas letras como en el caso de "El loco de la calle" y cambiando por completo la música como en el caso de "Son cuatro días", este álbum obtuvo un mejor sonido en cuanto a modernidad y claridad, y aunque perdió el sonido más crudo y original que tenía, se convirtió en su disco más vendido hasta entonces. De manera paralela Quimi Portet trabajaba en su primer álbum como solista, lo llamó "Persones estranyes" y lo grabó totalmente en catalán, con el apoyo de Manolo García, fue un disco que no tuvo mayor trascendencia. Este mismo año, tras el éxito del dúo, la disquera Grabaciones Accidentales S.A. logra obtener los derechos de "Los Burros" lanzan una re-edición del disco "Rebuznos de amor" y a la vez sacan un mini longplay llamado "Jamón de burro", con versiones de canciones tanto de "Los Burros" como de "Kul de Mandril".

En 1988, El Último de la Fila, ya había alcanzado una fama tal que traspasaba las fronteras de su país y su disquera PDI no contaba con tantos recursos como para afrontar lo que se venía, por lo que deciden terminar su relación de buena manera para que el dúo pueda grabar y trabajar con la disquera que más le convenía. Un gran paso que les permitió viajar a Francia para grabar su nuevo disco "Como la cabeza al sombrero", una producción de corte más intimista, subjetivo y más acústico, pero también más pensado en el público masivo, lo que de algún modo, al principio no gustó mucho a su legión de seguidores, pero la calidad de la voz y la instrumentación y sobretodo la calidad de las composiciones le hicieron abrirse paso para ser considerado un disco de aquellos, para muchos de sus seguidores y sus nuevos adeptos el disco se  convirtió en una maravilla, con canciones como "Sara", "Llanto de pasión" y "Ya no danzo al son de los tambores" el dúo alcanzó llegar a todas la radios de su país, marcó un récord en ventas tanto en las de sus discos como en las de sus conciertos. Y sólo faltaba algo más para coronar el esfuerzo de años de trabajo y dedicación a la música, fueron invitados a participar en el concierto "Human Rights Now!" donde compartieron escenario con las megaestrellas Bruce Springsteen, Sting, Youssou N’Dour, Tracy Chapman y Peter Gabriel. La fama de El Último de la Fila en Europa y Latinoamérica creció desmedidamente, lo que conllevó a extensas y agobiantes giras y a la edición del disco "Como la cabeza al sombrero" en muchos países europeos. Las giras se extendieron a países latinoamericanos y a Estados Unidos.
Ante la necesidad de una nueva casa disquera, El Último de la Fila firma con la multinacional EMI, y consigue tener un sello discográfico propio que se llamaría Perro Records, de este modo Manolo García y Quimi Portet no quisieron hablar del tema hasta el lanzamiento de la siguiente producción. Para el año 1990 dan la noticia de su nuevo contrato con EMI y lanzan al mercado su nuevo disco "Nuevo pequeño catálogo de seres y estares" que tendría un sonido más extraño y experimental, sin embargo el éxito no los abandonó, las ventas se mantuvieron como en sus anteriores producciones, y consiguieron primeros lugares en las listas musicales.
Este nuevo disco dio mayor importancia a los sintetizadores y con éxitos como "Cuando el mar te tenga", "Músico loco", "Canta por mí" y "En mi pecho" mantuvo el estilo de las letras que tantos seguidores les hizo conseguir, además se nota un cambio más marcado hacia el pop. Anecdóticamente, toda esta fama hizo que el grupo recibiera una oferta millonaria para utilizar su nombre junto al de una marca comercial, que nunca quisieron mencionar cual era, pero que no quisieron aceptar por que no les parecía razonable, por el contrario decidieron que su nombre se asociara a organizaciones como Greenpeace y Amnistía Internacional, además de otras 18 organizaciones comprometidas con la ecología de España.
Tras las giras exitosas y su relación con las organizaciones ecologistas, llegaron a coincidir en un concierto con Tina Turner, con quien acordaron ser parte de sus giras y abrir sus conciertos por Europa.
Aquí, termina de algún modo una etapa y empieza otra en 1992 con la grabación de su nuevo disco "Astronomía razonable", esta producción rompe records de venta en España tan sólo a su salida a inicios de 1993, con temas que se convirtieron en clásicos como "Mar antiguo", "Como un burro amarrado en la puerta del baile", "Lápiz y tinta" y "El que canta su mal espanta" se posicionó varios meses consecutivos como número uno de las listas musicales de España, superando el récord de semanas consecutivas en la primera posición. En este álbum predominaron las cuerdas, sobretodo las guitarras, y las letras no dejaron de tener el sello del dúo, además contaron con la colaboración del famoso productor David Tickle.
Posteriormente en 1995 sacaron otro álbum "La rebelión de los hombres rana", esta vez para el sello Chrysalis, que era una rama de EMI, pero siempre a través de Perro Records. Con este disco el dúo cambia notablemente el sonido de su música tornándose más oscuro y menos pop, cosa que no gustó mucho, aunque dejó algunos temas recatables como"Sin llaves", "Las hojas que ríen", "Uva de la vieja parra" y "¡Qué bien huelen los pinos!", obviamente las ventas y el éxito fueron mucho menores a sus anteriores producciones.

Al final de la fila.
Tras la edición del disco "La rebelión de los hombres rana", Manolo y Quimi decidieron darse un tiempo, fianlmente el 13 de enero de 1998 anunciaron la disolución de El Último de la Fila, argumentando que ambos habían hecho todo lo que podían hacer y que era hora de hacer sus vidas musicales por separado.
Efectivamente, en los años siguientes ambos emprendieron sus respectivas carreras en solitario, compartiendo el mismo sello discográfico, siendo la de Manolo García la más aclamada y exitosa.