Como seguidor de la pagina accederás a mucha más información, síguenos aquí o en facebook, o dale al botón +1 de google

Discos Imprescindibles de los 80: Once Upon A Time - Simple Minds

Uno de los discos imprescindibles de los 80 es en definitiva Once Upon A Time (Érase una vez)de la banda escocesa Simple Minds que, con el éxito a sus espaldas luego del hit "Don't you (forget about me)" (No te olvides de mí) de la película The Breakfast Club de 1985, publicó este disco con mucho éxito, llegando a los primeros lugares en ventas y popularidad, esto no afectó la calidad musical del álbum que con sólo ocho canciones es uno de los discos mejores logrados de los 80.
Once Upon A Time es un álbum que recorre el ritmo synth pop de aquellos años con matices de rock y pop, enmarcado dentro de la movida new wave de la primera mitad de los 80. Esta grata experiencia empieza con la canción que da título al disco, "Once upon a time" (Érase una vez)un tema con mucha intensidad y con matices de pop y soul que hacen de esta canción un gran incicio para el álbum.

El segundo tema es "All the things she said" (Todas las cosas que ella dijo), un tema que se acerca más al rock y que se convierte en una de las canciones principales, en Gran Bretaña llega al top. La tercera pista le pertenece a "Ghost dancing" (Baile fantasma), una canción que recuerda al sonido de los inicios de bandas como Echo and the Bunnymen o U2, y que en Gran Bretaña tuvo gran aceptación, en este tema la voz de Jim Kerr se escucha bastante desgarrada y con mucho sentimiento.

La cuarta pista es el más grande éxito del álbum "Alive and kicking" (Vivito y coleando), top 10 en muchos países incluidos Gran Bretaña y EE.UU. donde llegó a la posición N° 3, esta canción reafirma la calidad de la banda luego del éxito del single "Don't you (forget about me), dándole al grupo un nuevo estatus, la voz de Jim Kerr nuevamente sobresale como una de las mejores voces del momento. La calidad de la composición los pone a la par de grupos consagrados como Tears for Fears o Mr. Mister.
El quinto tema del disco es "Oh Jungleland" (Oh Selva) otro tema que lleva el espíritu del sonido de las bandas de rock británico de inicios de los 80. Luego viene "I wish you were here" que lleva algo de soul, rhythm and blues y por supuesto el sello de Simple Minds.
La séptima pista contiene otro éxito del grupo, top 10 en algunos países, se convierte en la segunda mejor canción del disco, la voz característica de Jim Kerr hace de este tema una gran canción donde las voces adicionales complementan muy bien, sólo unos segundos, pero bien, quizás mejor que en otros temas.
Finalmente llega "Come a long way" para cerrar el álbum, una canción que desde el inicio sorprende con un ritmo sincopado, con matices de soul y rock, y con un sonido bien definido que una vez más le da a Simple Minds un lugar preferencial entre los gran
des de los 80.